Victoria

Conmemora Obispo Lavatorio de Pies.

Tal como hizo Jesús de Nazaret con sus discípulos hace casi 2 mil años, el Obispo Antonio González Sánchez lavó, secó y besó  los pies a doce jóvenes  que representaron a los apóstoles  en la Misa de la  Cena del Señor este Jueves Santo.

       Con este solemne ritual, que fue presenciado por cientos de fieles que llenaron la  Catedral del Sagrado Corazón, el Obispo imitó  el gesto de humildad que Jesús tuvo hacia sus seguidores  en la noche antes de morir crucificado.

«A veces a nosotros, que nos decimos creyentes, se nos olvida servir a los demás; este acto es una manifestación de servicio a nuestro prójimo».

Antonio González Sánchez dijo que el principal pecado que comete el ser humano es «no amar a su prójimo». Y cuando falta el amor abunda la crítica, el resentimiento, el odio «juzgamos y condenamos». 

Antes, el Obispo encabezó   la bendición  del pan en un acto que contagió de fervor religioso a los asistentes a este encuentro espiritual

         Antonio González Sánchez  explicó  que en  Jueves Santo, Cristo  instituyó la institución sacerdotal y la Eucaristía (misa), cuando parte el pan y les dice a sus apóstoles “hagan esto, en memoria mía”.

Show More

Editorial Prensa Tamaulipas

Edgar Sanchez Mccoy

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: